Algunas de mis Soledades. 2011

Escondido tras la cámara, sí,
pero también, tras estas imágenes, mis soledades.
Aquí os muestro instantes, soledades cotidianas, esporádicas, intimas, metafóricas.
Con esta exposición solo pretendo mostrar las diferentes soledades que me pueden acompañar a lo largo de la vida, como la soledad de la música, la soledad del silencio,
la soledad que siento en Senegal, tras la cámara, frente a la poesía,
la soledad de ser ateo,
la de mi caos, la soledad entre cables e internet
la soledad de la familia, la de una cama de hospital, la de carretera y manta,
la que sientes cuando dejas de ser un niño, la soledad tras la barra del bar
y la soledad tras el balcón.
La soledad más desnuda es la soledad tras el caballete en la noche, la soledad de estos libros y este rincón,
la soledad en la naturaleza de un viaje, la del tu pequeño cielo. Soledades como instantes en blanco y negro, que gracias a todas vosotras estas soledades, a partir de hoy, son más hermosas.

Benya Acame.

 

Visita la Galería

2 comentarios

La soledad es el camino que te lleva al encuentro contigo mismo. Navega por los coloridos meandros introspectivos de tu ser con la calma que te da un rio al fin de su viaje. Desempolva sentimientos olvidados y tan puros como cuando te fueron dados por primera vez.

Fer

Sin la soledad, el Amor no permanecerá mucho tiempo a tu lado.
Porque también el Amor necesita reposo, de modo que pueda viajar por los cielos y manifestarse de otras formas.
Sin la soledad, ninguna planta o animal sobrevive, ninguna tierra es productiva por mucho tiempo, ningún niño puede aprender sobre la vida, ningún artista consigue crear, ningún trabajo puede crecer y transformarse.
La soledad no es la ausencia de Amor, sino su complemento.
La soledad no es la ausencia de compañía, sino el momento en que nuestra alma tiene la libertad de conversar con nosotros y ayudarnos a decidir sobre nuestras vidas.
Por lo tanto, benditos sean aquellos que no temen a la soledad. Que no se asustan con la propia compañía, que no se desesperan buscando algo en qué ocuparse, divertirse o qué juzgar.
Porque quien nunca está solo, ya no se conoce a sí mismo.
Y quien no se conoce a sí mismo comienza a temer el vacío.

Paulo coelho

Añade un comentario

Por favor, corrige el formulario

requerido*